miércoles 5/8/20

Tontos contemporáneos.

Qué diferentes eran los tontos del pasado. El tonto antiguo era una persona prudente, discreta y humilde. El tonto contemporáneo es arrogante, agresivo, un kamikaze. Él sólo se pregunta y él sólo se contesta. Para qué va a escuchar si lo sabe todo.

Tontos contemporaneos
Tontos contemporaneos

Generalmente gritan, se encabronan diciendo "sus verdades". Ellos no se conforman con tener una opinión, ansían tener siempre razón. 
Pueden ser licenciados o no. Generalmente no. 
Son máquinas de producir, según ellos, axiomas, verdades irrefutables, y ya si les das un micrófono son bombas de relojería. 

Mis padres, dos extremeños maravillosos, me educaron en la creencia de que todo el mundo sabe cosas, a tener respeto y tolerancia. 
Mis padres y su bonhomía, esa cualidad entre buenas personas y cierta inocencia que lucían cuando decían verdades como catedrales. Sus opiniones, siempre basadas en la humildad, la sensatez y el sentido común. 

He oído o leído a doctores en varias disciplinas, premios Nobel, "yo creo" o "yo pienso". En cambio, el tonto contemporáneo asegura, esputa, sienta cátedra. 
Están entre nosotros y a veces se agrupan. Son fácilmente identificables. 
Lo dicho, kamikazes.

Tontos contemporáneos.
Comentarios